Ahora Arganda desvela el contrato del PP sobre el centro de mayores “Antonio Mingote”


Comienza a ser vergonzosamente habitual que durante los plenarios se pasen para su aprobación contratos, modificaciones de los mismos, convalidaciones o modificaciones de crédito que son de todo menos transparentes. Una vez más nos enfrentamos a un contrato totalmente opaco, heredado del último gobierno del PP, que el PSOE-IUCM prefieren modificar por la vía urgente sin cuestionarlo, ni explicar tan “raro” expediente ni a las familias, ni a los contribuyentes, ni al plenario.

En 2014 el Partido Popular adjudica a Sanivida S.L. un contrato por 5 años, más cinco prorrogables, para la gestión del Centro de Día para Personas Mayores “Antonio Mingote” por 2 millones de euros. O lo que es lo mismo, 400.000€ al año puestos por el Ayuntamiento más 46.000 € de las aportaciones de las familias a las que se les otorgó una plaza pública. El Ayuntamiento ponía a disposición de la empresa. un edificio completamente equipado. El Ayuntamiento también se comprometía a “restablecer el equilibrio financiero” si la empresa no obtenía los beneficios que había previsto, así como a indemnizar a la S.L por daños y perjuicios si en algún momento el Ayuntamiento decidía asumir la gestión directa del servicio. Un claro ejemplo del “capitalismo de amiguetes”, que plantea privatizaciones sin ningún riesgo para las empresas.

A este concurso se había presentado una asociación local de reconocido prestigio en nuestro municipio, pero finalmente el contrato fue concedido a la empresa Sanivida porque según el Ayuntamiento: “comparando las aportaciones de los 3 licitadores en cuanto a los sistemas de evaluación de su quehacer, el contenido presentado por la empresa SANIVIDA es más completo, coherente y exhaustivo en su conjunto, detallando mejor la evaluación de los agentes, contempla la realización de auditorías internas y externas y tiene implantados sistemas de gestión de calidad”. Llama por eso mucho la atención el cúmulo de “hechos llamativos” en que incurrieron tanto el Gobierno del PP como la empresa, que a continuación describiremos.

La primera deficiencia: no existe en el expediente Informe de Fiscalización de un contrato de la nada despreciable cantidad de 2 millones de euros. Sólo correos sin contestar por la entonces interventora accidental (fue nombrada por Rodríguez Sardinero cuando éste inició expediente a la interventora titular) y un sello en una versión del contrato ¡sin firmar! por las partes. Curioso, ¿verdad? El contrato definitivo es del 28 de mayo de 2014

Pero las sorpresas no acaban ahí. En 2013 (un año antes de firmar el contrato) el ex alcalde del PP antes citado firmó un convenio con la Comunidad de Madrid para reservar diez plazas de ese Centro de Día para mayores derivados por la Consejería. En los años de ejecución del contrato con Sanivida las inspecciones de la Comunidad advierten al Ayuntamiento de que en el expediente de las personas usuarias no parece ni la información del/de la médico/a, ni de enfermería. Tampoco consta que ningún /a médico/a supervise los menús, ni hay agenda para comunicación con las familias, entre otras incidencias, que se van relatando en las actas. Y lo más grave es que hay actas de inspección desde el 2014 hasta el 2016 y no vemos que esas alarmantes deficiencias se subsanaran. Entendemos que habrían sido motivo suficiente para que la Comunidad de Madrid hubiese dado por finalizado el Convenio con Arganda, pero ni el Gobierno municipal, ni el autonómico, ambos del mismo color azul, hicieron nada al respecto, mientras nuestros mayores seguían sin una digna atención.

Además, en el expediente de este contrato nos hemos encontrado un Informe de la entonces Jefa de Servicio de Bienestar Social del Ayuntamiento, donde se requiere a la empresa porque ésta facturó unilateralmente, tanto al Ayuntamiento como a las familias, más cantidad de la estipulada como precio final. Tampoco vemos en el expediente si el Ayuntamiento obligó a la empresa a las correspondientes devoluciones, ni constan informes de la interventora accidental sobre la irregularidad de los ingresos a la empresa.

El gobierno actual de Arganda se reúne con Sanivida en febrero de 2017 (cuatro años después de firmar el convenio y tres desde que se firmó el contrato) y parece que acuerdan subsanar esas carencias a cambio de reducir las horas de la psicóloga. Pero en el Anexo del contrato que se firmó en el año 2014, Sanivida se había comprometido a una serie de mejoras como precisamente el aumento de 10 horas semanales en las jornadas de la psicóloga, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional. También comprometió 9.000 euros para inversiones o suministros que mejorasen las instalaciones. Pues bien, en el expediente no hemos encontrado ni rastro de esa inversión.

El caso es que el gobierno actual del PSOE-IUCM ha decidido solucionar las carencias de atención médica y de enfermería, proponiendo por la vía urgente una modificación del contrato. Y urge dar buenos cuidados a nuestros mayores, sí, pero el plenario era el foro ideal para que el Gobierno actual nos hubiera explicado el contrato de su precedesor. Pero esa explicación llegó por el partido local Ahora Arganda en palabras de su Portavoz, Cloti Cuéllar, como oiremos en el video que acompaña a este artículo.

Las preguntas que nos hacemos en Ahora Arganda son: si en el contrato no están los requisitos mínimos que pide el convenio firmado con la Comunidad de Madrid, ¿qué tipo de contratación se hizo por 2 millones de euros en Arganda? Con todo lo relatado, ¿responde la empresa elegida al criterio de “exhaustividad” alegado por el Ayuntamiento en la baremación frente a las otras dos entidades concurrentes? Pues Ahora Arganda opina que si no está en el pliego inicial, y teniendo en cuenta los hechos irregulares descritos, en lugar de modificar el contrato, habría que ponerle fin, iniciar un nuevo expediente con todos los requisitos legales, de buen gobierno y de transparencia. Y dar la oportunidad a otros licitadores a que cumplan con los servicios que, en definitiva, sirven para dar una atención digna a nuestr@s mayores. Ellos y ellas lo merecen y nosotras lo pagamos.

En este expediente/contrato de 2 millones de euros (repetimos) hay llamativas lagunas de información, de fiscalización y de control y todo eso nos genera dudas. Por eso el pasado 5 de abril votamos abstención; porque no nos negaremos a que las personas mayores tengan ahora una atención médica y de enfermería, pero este contrato del 2014 es de todo menos transparente.

Y como oposición es nuestro deber, no sólo fiscalizar, sino también informar a la ciudadanía, como hicimos en plenario a través de nuestra Portavoz y ahora con este video y artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s